Search
  • AHORA

La cooperación para la incubación de empresas

Un informe de progreso de la Junta de Planificación sobre el Reto Demográfico publicado en las pasadas semanas recomendó fomentar el empresarismo y el autoempleo como alternativas para evitar el éxodo de trabajadores en edad reproductiva. El documento sugiere, entre las estrategias para lograrlo, promover la creación de empresas locales y la incubación de negocios.



Ha sido confirmado por expertos y estudios, y no debería quedar duda, de que el motor de nuestra economía está en el desarrollo de un comercio local sólido y diverso. Para lograrlo, son necesarias políticas públicas que propicien que este motor funcione a capacidad óptima. También, hay que abrir más espacios de capacitación para fomentar el empresarismo en la academia, las comunidades y organizaciones públicas y privadas.


La incubación de negocios es en sí misma una experiencia de solidaridad y concienciación sobre nuevas maneras de hacer economía y de relacionarnos. Por su naturaleza y responsabilidad social, las cooperativas de ahorro y crédito se distinguen por proveer apoyo financiero a personas que, por su situación económica, no tienen acceso a la banca tradicional y por auspiciar diversidad de iniciativas comunitarias y educativas. Pero, en momentos de dificultad social las cooperativas, como modelo económico, han dado pasos para marcar rutas alternas que conduzcan a reducir la desigualdad y promover la estabilidad.


Creo que, desde las cooperativas de ahorro y crédito podemos tener una participación antes de considerar el financiamiento para una empresa. La incubación es esa etapa ideal porque acompañamos al emprendedor en su proceso de educarse y planificar cada paso de su negocio. Eso tal vez no garantizará su éxito, pero le acercará a él, posibilitará su capacidad de repago y su crecimiento.


La incubación también se nutre de las alianzas entre expertos e instituciones que sirven como red de apoyo para llevar a término un buen proyecto. Es decir, se basa en la cooperación como filosofía indispensable para viabilizar el surgimiento de nuevas oportunidades empresariales. Desde nuestra cooperativa de ahorro y crédito nos embarcamos a un proyecto que creará 100 oportunidades. Con el respaldo del Municipio de Guaynabo y la Comisión de Desarrollo Cooperativo, lanzaremos este mes el programa de incubación de negocios Ahora para capacitar a 100 emprendedores, desde la lógica de la solidaridad que ofrece el modelo de Incubadora de MicroEmpresas® Comunitarias Solidarias (iMECs). Este esfuerzo iniciará un proceso de transformación socioeconómica de estas personas, sus familias, sus futuros empleados y su entorno.


Esa transformación permitirá el surgimiento de una nueva forma de hacer negocios y de hacer economía. Creará condiciones de progreso socioeconómico más equitativas. Dará vida a los espacios comunes con nuevos servicios, productos o tecnologías. Fortalecerán el entorno comunitario y el sentido de pertenencia de nuestra gente. Las soluciones están sobre la mesa.


¡El momento es Ahora!



Por Eddie W. Alicea Sáez

Presidente Ejecutivo

Cooperativa Sagrada Familia


0 views